Buscar este blog

Seguidores

Uriel Ariza Urbina
Suite101
17/08/10

Mensajeros químicos del cerebro que regulan las emociones, la percepción del dolor y su desequilibrio puede causar daño mental

Los neurotransmisores son mensajeros químicos, producidos en su mayoría en el cerebro, capaces de estimular o inhibir los estados emocionales, la respuesta al dolor y el ciclo sueño-vigilia, pero su desequilibrio puede causar daños cerebrales y alterar el correcto funcionamiento del cuerpo.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Estas moléculas están almacenadas en pequeñas vesículas en las terminaciones nerviosas y transmiten información entre una neurona y otra, a través de la sinapsis. Se liberan por el influjo nervioso, estimulación emocional, fármacos, drogas y ejercicio.

El equilibrio entre los neurotransmisores, las hormonas y las demás sustancias químicas del cerebro influyen en la salud en general, pero los neurotransmisores ejercen su principal función sobre los estados emocionales.

La ansiedad, la depresión, el buen humor y otras emociones dependen de la interacción de los neurotransmisores, así como la sensibilidad al dolor y los procesos del pensamiento y la memoria.

Acetilcolina y serotonina

Existen varios tipos de neurotransmisores con distintas funciones, pero los de mayor influencia en las actividades mentales son la acetilcolina, la serotonina, la dopamina y la noradrenalina.

La acetilcolina es el neurotransmisor neuromuscular y está más relacionada con la memoria, la transmisión del dolor, el calor y los sabores; también interviene en la frecuencia cardíaca, la función de la vejiga, la secreción salivar y el ciclo sueño-vigilia.

La acetilcolina se elabora a partir de la colina y la glucosa presentes en la dieta, principalmente en la lecitina de soya y el azúcar común. Se ha demostrado que la deficiencia de acetilcolina puede aumentar el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

* Drogas y alimentos para la inteligencia
* La depresión ¿qué es y cómo se debe tratar?
* Omega 3 Rx, lo que tu cerebro necesita

La serotonina es un neurotransmisor que juega un papel importante en diversas funciones cerebrales y es la sustancia que más ha influido en la neuropsiquiatría y la psiquiatría biológica. Controla el estado de ánimo y está asociada al sueño y la vigilia, la conducta sexual, conducta suicida y estados alucinatorios provocados por drogas.

También interviene en la percepción del dolor, en la temperatura corporal, la actividad hormonal y la tensión arterial, así como en trastornos gastrointestinales y cardiovasculares.

La serotonina se produce a partir del triptófano, un aminoácido presente en la dieta, y también está presente en la mayoría de los alucinógenos. Muchos antidepresivos, como el prozac, la sertralina y otros, estimulan el influjo de la serotonina y retardan su degradación, pero no la producen.
Dopamina y noradrenalina

Otros dos importantes neurotransmisores son la dopamina y la noradrenalina o norepinefrina. Están asociadas con la motivación, la energía, el interés, la autoestima, la felicidad y el impulso por llevar a cabo tareas intelectuales y físicas.

La noradrenalina se sintetiza a partir de dopamina y se encuentra en menor cantidad que esta. Se libera desde la médula suprarrenal a la sangre como una hormona hasta llegar a los receptores adrenérgicos del sistema nervioso.

Es la hormona del estrés y afecta regiones del cerebro que controlan la atención y las acciones de respuesta. Junto con la adrenalina, la noradrenalina interviene en la respuesta a la lucha y la huída, aumentando la frecuencia cardíaca, la glucosa y el flujo sanguíneo hacia los músculos.

La dopamina se encuentra distribuida por todo el cerebro y se elabora a partir del aminoácido L-Tirosina, que debe atravesar la barrera hematoencefálica hasta las neuronas dopaminérgicas.

La dopamina está relacionada con las funciones motrices, las emociones y los sentimientos de placer, y es el neurotransmisor asociado al desarrollo de las adicciones. Está implicada directamente con los mecanismos de recompensa del cerebro.
La dopamina y las adicciones

La dopamina hace parte de los “mensajeros alegres” con la noradrenalina y la serotonina, ya que su liberación en el cerebro desencadena sensaciones de euforia, felicidad y fuerte autoestima.

Drogas como la cocaína, el opio, la heroína y el alcohol estimulan la liberación de dopamina, produciendo bienestar general, tanto física como mentalmente, ya que aumenta de la capacidad cognoscitiva.

Cuando la dopamina disminuye en el cerebro por causas del estrés, también lo hace la endorfina, otra sustancia que produce intenso placer, y entonces la persona pierde finalmente su ‘anestésico’ natural.

La dopamina precipita una señal química que activa la parte frontal del cerebro, responsable que una persona realice actividades fuera del límite de sus capacidades. Así mismo, produce la conocida sensación de bienestar eufórico de las personas adictas al ejercicio.

Las neuronas de los adictos, “obligadas” a liberar cantidades elevadas de dopamina, reducen el número de receptores dopaminérgicos para evitar el desgaste de este neurotransmisor. Por eso los drogadictos inician procurándose placer y luego terminan consumiéndolas para evitar el malestar.

Una disminución de dopamina en ciertas áreas del cerebro provoca temblores y parálisis propias de la enfermedad de Parkinson; y una elevada cantidad de la misma causa alucinaciones y paranoia, muy comunes de la esquizofrenia. Pero la dopamina no solo procura placer, sino que también está involucrada con el pensamiento y la memoria.

Los neurotransmisores requieren para su buen funcionamiento de una dieta equilibrada y ejercicio moderado. Y algunos hábitos como fumar y consumir demasiados alimentos procesados causan un desequilibrio de los neurotransmisores que inciden en la salud mental y física.

Copyright del artículo: Uriel Ariza Urbina. Contacta con el autor de este artículo para obtener su permiso y autorización expresa para poder usar o publicar su contenido de forma total o parcial.

Leer más en Suite101: Neurotransmisores y salud mental http://neurologia.suite101.net/article.cfm/neurotransmisores-y-salud-mental#ixzz0wvyhHw8Y

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Archivo