Buscar este blog

Seguidores

La Gaceta
13/07/10

Estas sustancias actúan como antioxidantes naturales, que neutralizan los radicales libres. La dermocosmética es una aliada de la piel.

Es imposible no envejecer: el reloj biológico no se detiene. Funciona más rápidamente a partir del nacimiento y el ritmo que marca es necesario para crecer. Luego, se vuelve más lento hasta que se detiene y comienza a decrecer. Es decir, envejece.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Con el paso del tiempo, la piel se deshidrata y pierde la capacidad de producir sustancias esenciales para verse bien, pero también se ve afectada por el proceso de oxidación. Sin embargo, la investigación dermocosmética ha logrado recrear y producir componentes con funciones específicamente antioxidantes.

Las vitaminas son esenciales para detener el proceso de envejecimiento. Entre las principales se encuentran las A, C y E, agentes antioxidantes naturales que utiliza el organismo, neutralizan los radicales libres producidos por la oxidación, ayudan a reparar el ADN y el colágeno dañados y estimulan la producción de nuevo colágeno.

"Las vitaminas son fundamentales en la dieta, porque protegen al cuerpo de los radicales libres. Ocurre que en este proceso de protección la piel queda en el último lugar, primero se protegerán los órganos nobles. Por este motivo, a cierta edad, las vitaminas deben ser colocadas sobre la piel. Para ello es necesario aplicarse cremas que contengan estos ingredientes", explica la dermatóloga y médica principal del Servicio de Dermatología del Hospital Garrahan, Rita García Díaz.

La piel necesita grandes cantidades de vitamina A, sobre todo porque la exposición al sol reduce sus niveles. Su aplicación tópica insta a la proliferación y al crecimiento celular en la epidermis, ayuda a engrosarla cuando comienza el envejecimiento, mejora la elasticidad, la cicatrización, reduce la formación de arrugas por fotoenvejecimiento y estimula la producción de colágeno. En tanto, la vitamina E es el protector más importante de las membranas celulares contra los radicales libres que se producen en la oxidación. Al aplicarla en cremas, la forma oxidada de la vitamina E vuelve a su forma activa por acción de la Vitamina C. Su mayor concentración se encuentra en la capa córnea, especialmente cuando se libera sebo. La vitamina C, en su aplicación sobre la piel, promueve la síntesis de colágeno, reduce las manchas, es descongestiva, neutraliza los radicales libres y es suavemente exfoliante. También hidrata, suaviza y mejora las arrugas finas.

El cross-linking

Entre los más recientes e innovadores componentes utilizados por la dermocosmética se encuentra la carnosina, un agente pluripotencial anti radicales libres natural y un inhibidor del cross-linking (glicación). Según explica García Díaz, quien es asesora de una reconocida marca de cremas faciales y corporales, la glicación es un proceso por el cual, con la edad, las proteínas, el ADN y otras moléculas desarrollan ligaduras o puentes anormales e innecesarios (se trata de un entrecruzamiento, por eso en inglés también se lo denomina cross-linking). Estos puentes limitan su movilidad y elasticidad. La carnosina actúa protegiendo las células del estrés oxidativo, y es uno de los pocos inhibidores del cross-linking que protege las proteínas y el ADN.

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Archivo