Buscar este blog

Seguidores

El Mundo
13/07/10

* Los datos oficiales sobre las secuelas psicológicas aún tardarán dos semanas en llegar

* Las autoridades reclaman 10 millones de dólares a BP para atender la salud mental


Las autoridades estadounidenses temen un alza en las patologías mentales relacionadas con el estrés y la ansiedad entre los ciudadanos del Golfo de México afectados por el vertido de crudo de la multinacional BP. Aunque no hay aún cifras ni informes oficiales sobre el tema, las evidencias comienzan a acumularse entre los pescadores de la zona y sus familias.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Kindra Arnesen, originaria de la costa estadounidense del Golfo de México, está tan ansiosa a causa de los efectos del derrame de petróleo de BP, que está empaquetando las pertenencias de su familia para dejar su pueblo. "¿Estrés? Se me cae la ropa (debido a la pérdida de peso). El nivel de estrés aquí es tremendo. Mi marido ha envejecido 10 años en dos meses", dice Arnesen mientras carga sus pertenencias en una camioneta afuera de su casa en Venice.

Arnesen ha fundado recientemente la red de Esposas de Pescadores Comerciales para responder a las presiones dentro de la comunidad. Hace dos días, un amigo le dijo que estaba tan molesto por no haber logrado que BP lo contratase en las tareas de limpieza que estaba considerando suicidarse. Además, Arnesen tiene sus propias preocupaciones. Su marido no puede trabajar como camaronero porque las autoridades han cerrado las zonas del Golfo de México a la pesca y sus hijos y otros familiares han enfermado debido a lo que ella cree que son toxinas transportadas por el aire provenientes del derrame.

"El impacto sobre la salud mental aquí (...) y el nivel de incertidumbre se está cobrando su precio sobre las personas y eso es una enorme preocupación", dice Arnesen.

Problemas económicos

Miles de pescadores de la costa del Golfo de México se enfrentan a un colapso financiero debido al derrame. Algunos dicen que el estrés es peor que después de que el huracán Katrina azotó la costa en el 2005. Entonces era posible volver a trabajar a pesar de la destrucción. Ahora es imposible decir cuándo las aguas serán reabiertas, especialmente debido a que el petróleo sigue fluyendo hacia el mar.

Al mismo tiempo, muchos pescadores dependen del programa de limpieza de BP como medio de subsistencia económica y si bien eso ha brindado un poco de alivio para algunos, otros aún deben encontrar un empleo.

"Lo escuchamos una y otra vez", dijo Wilma Subra, científica de la Red Acción Ambiental de Luisiana, un grupo sin ánimo de lucro con profundas raíces en la comunidad. "Es estrés debido a la posibilidad de no poder ganarse la vida y pagar sus cuentas", agregó.

Ansiedad

Algunos expertos advierten que es posible que percibir un falso aumento en los fenómenos de salud sólo por buscarlos. Pero los equipos de asesorías en crisis que trabajan con los pescadores del Golfo de México dicen que están observando a un aumento de la ira, la ansiedad y "muchos problemas maritales", ha señalado Acquanetta Knight, directora de política y planificación del Departamento de Salud Mental de Alabama; aunque los datos oficiales sobre los problemas no estarán disponibles hasta dentro de dos semanas.

Las agencias de salud mental de Luisiana, Alabama, Misisipi han solicitado millones de dólares de BP para ayudar a pagar el aumento de gastos de los servicios de supervisión de salud mental. En una carta del 28 de junio dirigida a la compañía energética, el Departamento de Salud y Hospitales de Luisiana pidió 10 millones de dólares y advirtió de que los efectos sobre la salud derivados del derrame serán un "desafío continuo".

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Archivo