Buscar este blog

Seguidores

FIS
27/04/10

El Instituto Nacional de Pesca (NFI) instó el jueves a los periodistas y editores a ser "prudentes" al hablar sobre un estudio del atún para sushi y el mercurio publicado recientemente en la revista británica Biology Letters.
...Siga leyendo, haciendo click en el título...

El estudio afirma que en un centenar muestras de sushi de atún tomadas de 54 restaurantes y 15 supermercados en los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Colorado se detectaron niveles de mercurio que exceden los valores establecidos por las autoridades sanitarias.

El NFI sostiene que la investigación, conducida en parte por el Museo Americano de Historia Natural, ignora los últimos estudios científicos examinados por expertos en nutrición, que demuestran que el efecto general del consumo de pescado es beneficioso para la salud del corazón y del cerebro, a pesar de los contenidos de mercurio y otras toxinas.

"Es crucial entender que el presente estudio no analiza el efecto que el consumo de pescado tiene sobre nuestra salud de una manera u otra. Es inexacto e irresponsable sacar conclusiones acerca de la salud o los riesgos por el solo hecho de que las diferentes especies de peces tienen distintos niveles de mercurio", subrayó el NFI.

El Instituto destaca que desde hace mucho tiempo se sabe que los niveles de mercurio varían según las especies, y que las investigaciones recientes confirman que la acumulación de mercurio en los peces oceánicos se produce de manera natural.

El estudio indica que en todas las especies de atún analizadas se observaron cantidades de contaminantes que "superan o se acercan a los niveles permisibles" en Estados Unidos. Al respecto, el NFI aclara que los contenidos máximos de mercurio establecidos por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) incluye un margen de seguridad del 1.000%, por lo que acercarse o incluso superar ligeramente esos límites no significa un riesgo para la salud.

El NFI también recalca que el nuevo estudio sigue la línea de un artículo publicado en el New York Times en 2008, que fue calificado como falso por algunos críticos de los medios independientes, y muy censurado públicamente por el propio editor del periódico.

Los autores del último estudio dicen en su trabajo que la falta de conocimiento sobre los niveles y las trazas de mercurio presentes en los pescados y mariscos puede desalentar innecesariamente su consumo. En este sentido, el NFI recalca que los investigadores analizan el nivel de mercurio en los peces pero no examinan lo que los mismos significan para la salud humana.

En consecuencia, el NFI pide que "se entreviste a un científico independiente especializado en nutrición y con experiencia sobre los efectos de comer pescado", para elaborar un artículo periodístico más preciso y equilibrado.

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Archivo