Buscar este blog

Seguidores

Javier Polvani
Diario Uno
05/06/10

El metal fue hallado en organismos de personas que consumen la provisión de la potabilizadora Alto Godoy. El trabajo, que se realizó en la Facultad de Medicina de la UNCuyo, demandó 5 años.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Un estudio científico realizado en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo demuestra la presencia de mercurio en el agua que consumen miles de mendocinos. La detección de este metal en un cauce proveedor de dos potabilizadoras de agua del Gran Mendoza provocó un caos en la provisión del líquido vital a la población, al mismo tiempo que avivó una seria crisis en la intervención estatal de Obras Sanitarias Mendoza.

Si bien la existencia de mercurio en el agua fue presentada por el Gobierno como una mala noticia pasajera, un estudio practicado en la Facultad de Medicina detectó una mayor presencia del metal en cuestión en el organismo de personas que consumen agua de la potabilizadora Alto Godoy, localizada en el parque General San Martín, que en el de consumidores de las plantas Luján y Luján 1.

El trabajo científico fue encabezado por el doctor Alfredo Castro Vázquez, dependiente de la mencionada facultad y del IHEM-Conicet, y comenzó hace más de cinco años con el estudio del metabolismo de una clase de caracoles que fueron usados como bioindicadores de contaminación.

Y en los últimos días se concluyó la determinación del nivel de mercurio en el organismo de los consumidores mediante el estudio de dos muestras, una constituida con personal de la Facultad de Medicina, sita en el Parque, y la otra con dependientes de la Facultad de Ciencias Agrarias, en Luján.

Los resultados finales arrojaron que seis de los 15 dependientes de Ciencias Médicas sometidos a estudio presentaron niveles de mercurio en el organismo que rayan lo permitido, mientras sólo uno de los 19 trabajadores estudiados en la facultad de Luján demostró una situación similar.

“No estamos hablando de valores alarmantes, pero lo ideal sería que no hubiese ningún tipo de acumulación de mercurio en el organismo por consumir agua”, sostuvo el investigador Castro Vázquez, al tiempo que consideró que “es importante mantener esto bajo vigilancia, porque es casi imposible que la fuente de contaminación sea natural”.

El doctor está convencido de que la detección que logró el laboratorio indica que se estuvo volcando mercurio en algún tramo del cauce que alimenta con agua cruda a la potabilizadora Alto Godoy. Esto puede ser sobre el río Mendoza en la zona de montaña o bien en alguno de los derivados que se ubican antes de la entrada a las potabilizadoras en el curso del agua.

En el estudio encabezado por Castro Vázquez para detectar metales en organismos humanos se tomaron de referencia dos muestras distintas, con el objetivo de comparar los resultados en grupos de personas que consumen habitualmente agua de plantas potabilizadoras distintas.

Por un lado se tomaron 15 dependientes de la Facultad de Medicina, adonde llega agua de la potabilizadora Alto Godoy, y por otro se examinaron 19 personas que se desempeñan en la Facultad de Ciencias Agrarias, a la que llega agua de las potabilizadoras Luján y Luján 1.

El resultado fue revelador para los investigadores: seis empleados de Medicina presentaron niveles de mercurio en el límite de lo tolerable, mientras entre los de Agrarias sólo una persona presentó esos niveles.

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Archivo