Buscar este blog

Seguidores

Miguel Jara
28/05/10

Cada vez más desde el mundo médico se estudian los efectos de la contaminación electromagnética sobre la infancia. En este caso les presento un trabajo científico dirigido por Josep Ferrís i Tortajada, de la Unidad de Salud Ambiental Pediátrica del Hospital Infantil Universitario La Fe de Valencia, que ha estudiado la radiación electromagnética de frecuencias extremadamente bajas (REM-FEB) y su impacto en niños y niñas. Está publicado en la Revista Española de Pediatría. ¿Cuales son estas fuentes de radiación? Pues la mayor parte de la electricidad que transportan las líneas eléctricas, el cableado y los electrodomésticos.
...Siga leyendo, haciendo click en el título...

Sus resultados son claros. La International Commission on No-Ionizing Radiation Protection recomienda como seguras, para la población adulta, exposiciones crónicas inferiores a100μT. La exposición residencial infantil a dosis superiores a 0,3-0,4μT incrementa el riesgo a desarrollar leucemias agudas (LA). Se desconoce el mecanismo carcinogénico implicado, pero entre las hipótesis más barajadas destacan las de corrientes de contacto y la alteración de la melatonina.

Conclusiones:

La REM-FEB constituye un contaminante ambiental físico omnipresente en los países industrializados. La población pediátrica es especialmente vulnerable a exposiciones crónicas a la REM-FEB , consideradas como seguras para los adultos. La exposición residencial a campos magnéticos iguales o superiores a 0,4 μT, incrementa un 100% el riesgo a desarrollar LA infantil, respecto a exposiciones menores a 0,1 μT, con resultados estadísticamente significativos. A pesar de no haber encontrado un mecanismo causal, la aplicación del principio de precaución es fundamental para proteger la salud infantil.

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Archivo