Buscar este blog

Seguidores

Baradero Hoy
22/04/10

El Licenciado Cristian Mazzuchelli, en su columna de salud que realiza los días martes, en “Mañanas de Radio”, nos propuso el tema de lo importante que es consumir alimentos que contengan vitamina C.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Generalmente se relaciona el consumo de vitamina C con la cura de resfríos o gripes. Dentrode todas las acciones que ejerce esta vitamina en el organismo, ésta es la única que no ha podido ser demostrada.

Si bien muchas personas aseguran no haber padecido las mencionadas afecciones cuando consumieron alimentos con importantes cantidades de vitamina C, esto se debe más bien a mecanismos de prevención que están íntimamente relacionados con las funciones de esta vitamina.

Algunas funciones de la vitamina C:

La vitamina C o ácido ascórbico posee numerosas funciones en el organismo. Dos de ellas son la base de sustentación en relación con la prevención de resfríos y gripes. En primer lugar, se sabe que el ácido ascórbico, dentro del organismo humano, participa de la elaboración de una sustancia que poseemos en los tejidos que es el colágeno. Muy comúnmente relacionada con la estética, esta sustancia no solo forma parte de los tejidos sino que es la responsable del mantenimiento de la integridad de los mismos. Si por ejemplo, no es suficiente la producción de colágeno en una piel que ha sido lastimada, es más costosa su cicatrización. Teniendo en cuenta esto, la reposición de matriz ósea, de cartílago, de piel, de mucosas, se hace más efectiva.

Por otra parte se conoce la acción antiinfecciosa de la vitamina C derivada de su participación en la actividad inmunológica de los glóbulos blancos o leucocitos. Esto quiere decir que hace que los glóbulos blancos sean más efectivos a la hora de actuar como elementos de defensa.

Si un tejido se mantiene íntegro, y a él llega el suministro de sangre mediante los pequeños

vasos sanguíneos sin obstáculos, llevando oxígeno y nutrientes, acompañados de loselementos de defensa a todas las células componentes del tejido, es de suponer que está mejor preparado para resistir a los agentes externos como bacterias y virus, que pueden ser causantes de enfermedades.

¿Por que se menciona siempre resfrío o gripe?

En el invierno es más común que la gente permanezca más en tiempo en ambientes cerrados en los que también permanecen los agentes infecciosos haciendo más fácil la transmisión.

Si una persona está infectada con un virus o un bacteria cuya transmisión es posible mediante las gotas eliminadas por un estornudo o tos, y existe en el lugar otra persona cuya posibilidad de defenderse del virus o bacteria es baja, es muy probable que sea contagiada, no así las personas que tengan mayores posibilidades de vencer al ataque del agente.

¿Qué es lo que hizo que uno se infecte y otro no? Una probabilidad es que su nivel primario de defensa, la mucosa respiratoria, no tenga suficiente integridad ni elementos específicos para luchar con el ejército agresor que son los virus.

Es muy común que durante el invierno, las personas coman menos frutas frescas y vegetales crudos, por lo que la cantidad de vitamina C que se consume es menor.

¿Cómo se relaciona esto con la vitamina C?

Si el consumo de vitamina C es el adecuado, se puede producir la cantidad de colágeno necesaria para mantener la mucosa sana, esto permite la correcta irrigación sanguínea y la llegada de glóbulos blancos, oxígeno, etc. a todas las células de ese tejido y les brinda la fortaleza y herramientas necesarias para defenderse.

¿Qué otras funciones tiene la vitamina C?

Una función muy importante es que ayuda a absorber mejor el hierro que contienen los alimentos. También contribuye a su mejor aprovechamiento una vez absorbido.

Participa en la transformación de varios aminoácidos, que son elementos imprescindibles aportados por las proteínas de las carnes, huevo y quesos fundamentalmente, en otros elementos importantísimos para el funcionamiento del sistema nervioso y hormonal.

¿Podemos tener pérdida de vitamina C?

Sí, en situaciones de stress físico y emocional se pierde eliminándola por orina.

Otro caso se da entre los fumadores, ya que los requerimientos de esta vitamina entre quienes fuman aumentan en cantidad considerable, haciendo necesario un mayor consumo.

¿Se pierde la vitamina C de los alimentos rápidamente?

Depende del alimento y de la forma de cocción o de conservación. Los alimentos que son frescos, al dejarlos al aire libre, pueden perder parte de la vitamina porque se oxida. Esto ocurre si se exprimen frutas y se dejan en un recipiente sin tapar y fuera de la heladera. Si se tapan y se refrigeran, la pérdida es menor considerando el mismo tiempo transcurrido.

Si se hierve brócoli, parte de la vitamina C se disuelve en el agua, y si se corta en trozos muy pequeños la pérdida es mayor .El resto de la vitamina que permanece en el brócoli puede descomponerse por el calor, pero una pequeña fracción se mantiene y se puede aprovechar, el inconveniente es que es muy difícil saber la cantidad que queda disponible una vez cocido.

¿Qué alimentos son los que tienen vitamina C?


Son fundamentalmente las frutas cítricas (mandarina, pomelo, naranja) También tienen vitamina C el resto de las frutas, en menor cantidad, como manzana, melón, pera, banana, kiwi, durazno, cereza, ananá, mango, frutilla, mora, frambuesa, damasco.

Las hortalizas también tienen vitamina C, por ejemplo tomate, brócoli, repollo, coliflor, zanahoria, acelga, espinaca, apio, berro, hinojo, lechuga, pimiento, pepino, rabanito.

Si se consumen crudos, se aprovecha mejor. La variedad asegura un aporte de nutrientes completo ya que son necesarios todos los componentes de los alimentos para mantenerse sano.

¿Qué se puede sacar como conclusión?

Es importante, en especial recordarlo en el invierno, consumir dos frutas frescas al día más un plato grande de vegetales crudos para mantener un mínimo aporte de esta vitamina. Si por alguna causa no se puede ingerir lo mencionado, se deberá consultar la posibilidad de utilizar un suplemento, bajo vigilancia profesional.

Si se logra el hábito del consumo diario, es un aporte para que los tejidos se mantengan íntegros y funcionantes.

Si llegan los nutrientes y los elementos de defensa a los tejidos por medio de la irrigación sanguínea, hay mayor probabilidad de ganar la batalla contra las infecciones.

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Archivo